Bolas de puré de patatas
La cocina es puro arte, cariño, imaginación e improvisación. No hace falta ser un gran experto en cuestiones culinarias para lograr unas creaciones gastronómicas exquisitas. Tan sólo necesitas paciencia, los ingredientes adecuados y unas cuantas explicaciones.

Sin embargo, en nuestro artículo de hoy os invitamos a probar un plato clásico, que gusta a todo el mundo y con el que seguro que aciertas. Las bolas con puré de patatas son una delicia en miniatura, mucho más fáciles, rápidas y baratas de realizar de lo que imaginas, así que toma buena nota de los trucos que te ofrecemos a continuación.

Lo primero de todo será pelar y trocear en diminutas porciones las patatas, que deberemos cocer con agua y sal. Cuando estén cocidas, las tenemos que pasar por el pasapurés, y después añadir dos huevos batidos a la mezcla.

El siguiente paso será hacer las bolitas con las manos, que deberemos rebozar con otros dos huevos batidos y con pan rallado. Fríe con abundante aceite caliente estas bolas de puré de patatas, y colócalas en un trozo grande de papel de cocina para retirar el exceso de aceite.

Ésta es la receta clásica, aunque si lo deseas puedes añadir más ingredientes para dar un toque picante o exótico, por ejemplo. Puedes añadir todas las especias que quieras y además de sal espolvorear con un poco de pimienta o hierbas provinciales, orégano o lo que más te guste. También puedes añadir taquitos de bacon para dar más sabor a esta receta tradicional.

Como te habíamos prometido, las bolas de puré de patatas son muy fáciles y rápidas de realizar, así que no tengas miedo de poner a prueba tus habilidades culinarias, porque seguro que te sorprendes con tus capacidades. La guarnición perfecta para cualquiera de tus platos.