Sopa de almendras
¿Sabías que también puedes preparar una deliciosa sopa con almendras como ingrediente estrella? Una combinación de sabores exquisita que está al alcance de todos los amantes de la buena cocina. Así que si estás cansado/a de comer siempre lo mismo y quieres incorporar a tu dieta nuevas sabores, toma nota de la propuesta que te ofrecemos hoy.

Un plato sencillo, sabroso y muy rápido. ¿Comenzamos? Los ingredientes que vas a necesitar son los siguientes: 300 gramos de almendras peladas; ½ litro de leche (entera o desnatada); 1 sobre de gelatina sin sabor; 1 vaso de vino blanco; 1 barra de pan; 2 ajos; agua; sal; y aceite.

Tritura los ingredientes

Cuando tengas todo lo necesario deberás echar el pan en un bol con agua para que se ablande. Mientras tanto debes triturar en una batidora las almendras, junto con un poco de agua, aceite y una pizca de sal. Una vez que hayas conseguido una textura completamente líquida podrías añadir el pan y triturarlo también.

A continuación echa los ajos pelados, la nata y el sobre de gelatina, y vuelve a triturarlo todo de nuevo. Guarda la mezcla en la nevera para que se enfríe y cuaje la gelatina. Si no sabes cuánto tiempo debe estar dentro de la nevera, en el sobre de la gelatina encontrarás las recomendaciones del fabricante.

Decora con trozos de almendras

Sopa de almendras

Cuando la sopa esté lista podrás servirla a tus comensales, pero no te olvides de decorar el plato con unas pocas almendras picadas. Un detalle muy sabroso y crujiente que no pasará desapercibido.

¿Te animas a probar esta peculiar sopa fría con almendras? Un aperitivo muy ligero que es perfecto para engañar el hambre y saciar nuestro apetitivo, pero sin engordar.