Recetas para aprovechar el vino de la noche anterior
Dicen que tomar una copa de vino al día es bueno para la salud, pero es que además, es un placer para nuestro paladar y nos puede servir para preparar cantidad de platos en la cocina. Si te sobró un poco de vino de la noche anterior, cuando invitaste a tus amigos a casa, y te gustaría aprovecharlo te vamos a dar algunas ideas para recetas sencillas con las que usar ese vino que quedó en la botella y que de ninguna manera vamos a desperdiciar, eso sería pecado capital.

Mejillones al vino blanco

Si vives cerca de la costa seguramente encontrarás mejillones frescos en el mercado, aprovecha para visitar el puesto que venda pescados y mariscos para disfrutar de un delicioso plato de mejillones al vino blanco. Los puedes cocinar al vapor y echar un poco de vino para que se vaya evaporando junto con los mejillones.

Recetas para aprovechar el vino de la noche anterior

Albóndigas con champiñones al vino tinto

Las albóndigas con champiñones son una receta clásica para chuparse los dedos pero si además la preparas con una salsa de vino tinto reducido tendrás la combinación perfecta de sabores. El tinto es perfecto para comer con carne roja, así que esta receta es ideal para disfrutar de carne y vino en un mismo bocado. Yo las he probado con un vino de Bodegas Verum y la elección fue espectacular.

Salmón al vino blanco

Esta receta cumple de sobras para celebrar una ocasión verdaderamente especial, nada mejor que un elegante plato de salmón al vino blanco. El salmón es un pescado muy nutritivo que se ha ganado su reputación como uno de los más saludables en el mundo gracias a que es rico en proteínas y en ácidos grasos esenciales para la salud. Con esta receta le darás al salmón un toque de vino muy interesante.

Recetas para aprovechar el vino de la noche anterior

Peras al vino tinto

Sin lugar a dudas, el postre perfecto para los que nunca se terminan la botella. Cortamos 2 o 3 peras por la mitad y las ponemos a hervir con un delicioso vino tinto de nuestra elección junto con una rama de canela y una taza de azúcar. Cocemos hasta que las peras queden relativamente blandas y metemos en la nevera. Si no las has probado todavía te van a encantar.