Piruletas de queso
Sí, has leído bien: piruletas de queso. Esta es la receta que te proponemos hoy. ¿Quién ha dicho que la cocina creativa solo está al alcance de unos pocos afortunados?

Anímate a poner a prueba tus habilidades en los fogones con una receta muy sencilla, que puedes realizar en muy poco tiempo y con unos pocos ingredientes. Para nosotros, el aperitivo perfecto con el que obsequiar a nuestros invitados en las ocasiones más especiales.

Queso y orégano

Los únicos ingredientes que vas a necesitar en tu cocina son: queso parmesano (rallado o en polvo), orégano, y varias brochetas en las que colocar el queso.

Piruletas de queso

¿Ya tienes todo lo necesario? En ese caso puedes precalentar el horno a unos 220º C y colocar en la bandeja un trozo de papel especial para horno. Es decir, un papel vegetal que encontrarás a la venta en cualquier supermercado.

En el horno 5 minutos… ¡y listo!

Una vez que hayas preparado todo esto, podrás distribuir las brochetas en la bandeja y colocar en un extremo un pequeño montoncito de queso. Repite este paso con todas las brochetas que quieras preparar y después introduce la bandeja en el horno durante solo cinco minutos.

Piruletas de queso

¡No te alejes del horno mientras tus piruletas de queso se están cocinando! De lo contrario corres el riesgo de carbonizarlas.

Cuando estén listas, espera a que se enfríen y después podrás esparcir el orégano, hierbas provinciales, un toque de pimienta… Lo que quieras.

Como te habíamos prometido, se trata de una receta muy sencilla que está al alcance de cualquier persona. Pero lo mejor de todo es que puedes personalizar tus piruletas y añadir otros muchos ingredientes más. ¿Te animas a probar? Cuéntanos tu experiencia.