Bizcocho de zanahoria, Carrot cake
El Carrrot Cake es uno de los postres favoritos en los hogares del Reino Unido. Para nosotros, la idea de añadir una hortaliza como las zanahorias a un bizcocho puede resultar bastante rara, pero te aseguro que el resultado final es delicioso.

Imprescindible para tomar acompañado de una buena taza de té o de café. ¿No has probado nunca el bizcocho de zanahoria? Pues ha llegado el momento de hacerlo. Una receta muy sencilla, perfecta para los que se adentran por primera vez en el delicioso arte de la gastronomía.

¿Qué necesitas?

Los ingredientes que necesitas son: 250 gramos de zanahoria rallada; 200 gramos de harina; 7 gramos de levadura en polvo; 125 ml. de aceite de oliva; 4 huevos; 200 gramos de azúcar (blanco o moreno); y una cucharadita pequeña de canela y otra de nuez moscada.

Pelar y rallar las zanahorias

Para empezar tienes que pelar, lavar y rallar las zanahorias. Y resérvalas para más tarde. A continuación tienes que poner en un bol el azúcar y los huevos y batir bien hasta conseguir una textura espumosa. Si te resulta posible, puedes batir con unas varillas eléctricas.

Mezclar los ingredientes

Bizcocho de zanahoria, Carrot cake
Después añade el aceite a la mezcla y vuelve a batir. Incorpora la canela, la nuez moscada y la zanahoria rallada, y mezcla todos los ingredientes con una cuchara.

Tamizar la harina y la levadura

En otro bol tendrás que mezclar la harina y la levadura, y tamizarlas sobre la mezcla anterior. Y vuelve a batir con una cuchara todos los ingredientes hasta que la harina esté bien disuelta e integrada. El siguiente paso será verter esta mezcla en un molde engrasado con mantequilla e introducirlo en el horno precalentado.

Mezclarlo todo y al horno

La temperatura del horno ronda los 180 grados, pero todo depende de la potencia de tu horno. En algunos tal vez sea más o menos. Lo más importante es no abrir la puerta hasta que hayan transcurrido 30 minutos, ya que de lo contrario el bizcocho no subirá.

Una vez transcurrido ese tiempo, podrás comprobar si está en su punto pinchando tu bizcocho con un tenedor. Si sale limpio, ha llegado el momento de sacarlo del horno.